Ramos de novia originales

Una boda está compuesta por la unión perfecta de pequeños detalles. Los novios preparan con ilusión cada instante del enlace y todo lo que necesitarán para que ese día sea realmente especial. Uno de los que se eligen con más cuidado es el ramo de novia. En las siguientes líneas queremos que descubras cómo puede convertirse no solo en uno de los grandes protagonistas de la boda, sino también de tu álbum de fotos.

¿Cómo sacar el máximo partido a las fotografías del ramo de novia en tu boda?

El ramo de novia no puede pasar desapercibido a lo largo de la ceremonia e incluso será protagonista de algunos momentos realmente inolvidables. Será la novia la que se encargue en la mayoría de los casos de elegir su composición y tendrá en cuenta su gusto personal y cómo es su vestido. 

Lo habitual es que la novia reciba al fotógrafo en su hogar cuando ya está vestida o antes de empezar a hacerlo. Se tomarán las primeras imágenes y en algunas de ellas el ramo de novia será protagonista. Es el momento perfecto para fijarse en los detalles y para hacer las primeras fotos de la novia con sus flores.

Durante la ceremonia también estará presente el ramo y las flores darán un toque más dulce a todas las imágenes que se vayan tomando. Se buscarán distintos ángulos para conseguir las mejores fotografías. 

Después, llegará el reportaje fotográfico de los novios y ahí debe seguir teniendo un papel principal el ramo de la novia. Podrá aparecer en varias de las imágenes y ser parte importante de las fotografías.

Cuando llegue el convite el ramo es posible que pase a un segundo plano, en la mayoría de los casos se deposita en la mesa de los novios. Pero pronto volverá a ser protagonista de uno de los momentos más emotivos de la celebración. Nos referimos a cuando la novia entregue sus flores a alguna invitada especial, puede ser su madre, su abuela o quizás una amiga. Con el tiempo te encantará volver a ver las imágenes de ese momento 

También hay otras tradiciones relacionadas con este momento por las que quizás queráis apostar. Por ejemplo, guardar bajo candado el ramo y repartir llaves entre las invitadas al azar, a la que le toque la que abra el candado se quedará con el ramo. 

Otra es el ramo halado, en la que se rodea el ramo con cintas y cada una de las amigas de la novia elige una, la que escoja la que está atada a las flores conseguirá el ramo. También puede el novio o la novia tirar de espaldas el ramo a las invitadas que aún estén solteras. 

Lo importante es que tu ramo sea uno de los protagonistas de la boda y que tengas imágenes de esos momentos tan especiales que recordarás toda tu vida. 

PREV NEXT