Postboda en París

Una de las sesiones de fotografía más especiales fue la postboda en París. La ciudad del amor nos acogió a la pareja y a mí para pasar unos días únicos en la capital francesa.

El viaje comenzó con nervios e ilusión: nos encontrábamos ante su primer viaje como marido y mujer, y sería a París.

Cuando llegamos al destino de la postboda, nos trasladamos a los rincones más especiales de la ciudad.

Primero, nos movimos por los lugares menos conocidos de París. Un parque con árboles de hoja marrón, daba el toque otoñal a esta sesión de fotos única. Y, más tarde, fuimos a la aventura en busca de las cafeterías y los edificios tan típicos de la ciudad. ¡No podían no aparecer en esta postboda en París!

Estos rincones dan al reportaje de boda un toque original y vintage, que transportará a la pareja, dentro de unos años, a todo lo que vivieron en su postboda.

Otro lugar que no podía faltar es una romántica sesión de fotos de la postboda en París es la Torre Eiffel.

Sin duda, captar esos instantes tan íntimos hicieron que el reportaje de fotos ya valiera la pena. La Torre Eiffel se encontraba en el fondo mientras la pareja posaba en uno de los tantos puentes que atraviesan el río Sena.

Un puente repleto de candados, que acentuaban las muestras de amor y de promesas que ya había en el ambiente: miradas, besos, abrazos y caricias captados por la cámara en instantáneas que permanecerán siempre en vuestra vida.

Bajamos del puente para captar algunas fotografía junto al Sena, en un paseo de lo más especial. Ella con su maravilloso vestido de novia y él con su impecable traje de chaqueta daban el contraste perfecto con el río y algunas barcas de fondo.

¡Y no dejamos de lado la diversión! La pareja volvió a su infancia cuando llegamos al tiovivo que encontramos junto a la Torre Eiffel. La tarde cayó, dando paso a la noche y las fotos junto a las luces del tiovivo y las luces de la Torre Eiffel no pudieron quedar más románticas.

Junto a todos estos lugares, exploramos otros muchos rinconces de la ciudad e hicimos una sesión de fotos de postboda inolvidable, romántica y, sobre todo, especial. Así es una postboda de destino: única e irrepetible.

¡No dudes en hacer tu postboda en París! Será una experiencia única e irrepetible.

Pasea por parís en tu Postboda
Pasea por parís en tu Postboda
Disfruta el Romance en París
Disfruta el Romance en París

Tener una postboda de Destino en París elimina el estrés

La planificación de la boda es estresante y, a menudo, la familia y los amigos pueden crear drama y confusión para la pareja. Tener una boda de destino elimina una gran cantidad de estrés ya que la boda está lejos y solo puede asistir un número limitado de personas. Además, disfrutar de la comodidad de un paquete de bodas que incluye todo lo que la pareja necesita les permite disfrutar del día y relajarse.

Las postbodas de destino pueden ser divertidas y emocionantes para la feliz pareja, así como para los invitados que asistirán. Los paquetes de boda y los planificadores experimentados pueden ayudar a la pareja a crear una boda increíble a larga distancia de casa. Sin embargo, hay algunos sacrificios que la pareja tendrá que hacer si eligen una boda de destino, que incluyen el tamaño de la boda y la omisión de algunos miembros de la familia y amigos de la lista de invitados. Independientemente, una boda de destino puede proporcionar el romance, la emoción, la diversión y los recuerdos que la feliz pareja y los invitados que asistirán apreciarán durante toda la vida.

Por estas razones te recomendamos hacer una postboda destino en París para que puedas ver de cerca lo bello de la cuidad más romántica del mundo, sin duda crearas momentos que serán inolvidables para ti y para tu pareja.

PREV NEXT
¿Te ha gustado?
Tu comentario

NAME
EMAIL
WEBSITE
COMMENT